Los Cambios en el Reglamento, siguen su camino…

 

Como hemos venido comentando, en entregas anteriores, el mundo del fútbol pasa por un momento, el cual podríamos denominar como “excesivamente interesante”; en todo lo que tiene que ver con las modificaciones que se han venido incorporando al reglamento, desde el Mundial Brasil 2014, cuando por primera vez en más de 150 años, fueron modificadas las reglas del juego, incorporando por intermedio de la tecnología de Detección Automática del Gol (DAG), este movimiento no ha cesado, buscando alinearse con los nuevos tiempos.

 

En este orden de ideas, ya vimos como en fecha reciente se incorporó el VAR (Video Assistant Referee), el cual en cuatro jugadas, consideradas por FIFA, como las más polémicas, entre las que se destacan, una vez revisado el vídeo, poder verificar si una vez cometida una infracción en el área, que no haya sido vista por el Juez Principal, un equipo de Jueces Auxiliares, le podrá indicar, si hubo Penalti, Posición adelantada, a quien mostrar la tarjeta Roja, entre otras; esto sin duda, ha generado un “Cisma”, en el ambiente del fútbol, pues aunque algunos todavía consideran que con andando de la mano con la tecnología, se pierde la esencia del juego; la gran mayoría se convenció, que este soporte, termina siendo un gran aliado y un instrumento, el cual permite eliminar la discrecionalidad del Árbitro y da más transparencia al juego.

 

Ante estos hechos irrefutables y que han sido aceptados por el grueso del público en general, equipos y jugadores, entre otros, estos cambios se han convertido en el motor que impulsa a la FIFA, por intermedio de su Organismo encargado del manejo del reglamento, la International Football Association Board (IFAB, por sus siglas en inglés), de continuar con su tarea de incorporar, nuevas modificaciones al reglamento, en una propuesta, enmarcada  en un documento sobre la estrategia, para alcanzar tres metas fundamentales: fomentar un ambiente de respeto, evitar la pérdida de tiempo en los partidos y hacer que el deporte resulte más atractivo. “El objetivo de este documento es generar una discusión y dar un nuevo vistazo a la forma en que las reglas pueden mejorar este deporte”, indicó la IFAB en un documento titulado “¡Juega Limpio!”.

 

Por lo antes expuesto, veamos cuales serían esas modificaciones: la primera y quizás la más polémica es pasar a “Jugar 60 minutos” de manera efectiva y continua, en vez de los 90 minutos que indica el reglamento, es bien sabido que la FIFA y muchas ligas, entre ellas  se destacan las europeas, desde hace muchos años, llevan estadísticas de cuanto es, el “tiempo efectivo de juego” en un partido y este seguimiento indica que el promedio de juego efectivo, es decir, el balón en campo y en juego, varía entre 55 a 60 minutos por encuentro, lo cual se presenta como el respaldo para sustentar esta propuesta, ahora bien,  el objetivo del texto de la IFAB, es desincentivar los ardides de los jugadores para perder tiempo; un reloj en el estadio dejaría claro ante espectadores y televidentes cuándo se está consumiendo tiempo efectivo de juego. Otra idea apunta a que los árbitros detengan el reloj, durante cada pausa del juego en los momentos, en los cuales algún equipo busque perder tiempo, especialmente, en los últimos cinco minutos del primer tiempo y en los últimos 10 del complemento, a nuestro criterio, considero que es una propuesta interesante, pero hay que verla en su aplicabilidad, especialmente, que esto generaría un cambio en la preparación física de los jugadores y por ende de los Árbitros, quienes en juego de 90 minutos, alcanzan a correr en promedio entre 10 y 14 kms de acuerdo al trámite del partido, esta intensidad, no sólo afectaría la frecuencia cardíaca de los involucrados, en especial la del Juez Principal, sino que también el nivel de concentración, deberá ser mucho mayor, para disminuir su margen de error.

 

La segunda propuesta y no menos polémica, es el denominado “Gol Castigo”,  la cual consiste en conceder un gol, cuando un jugador de campo detenga el balón voluntariamente con la mano sobre la línea de gol, recuerdan el Mundial 2010, cuando el jugador uruguayo Luis Suárez detuvo, con la mano en el último minuto del tiempo complementario, un balón que iba a gol y aunque el árbitro cumplió con lo establecido en el reglamento, que es mostrar la tarjeta roja y pitar el penalti, este último fue errado por el jugador Asamoah Gyan de Ghana, por lo que fue necesario definir en penales y terminó siendo el equipo celeste el ganador, por tanto, con esta modificación, se busca respaldar el Fair Play, particularmente considero que es una buena medida, no ocurre con frecuencia, pero respaldada con la tecnología del VAR, eliminaría cualquier duda.

 

Las otras propuestas, de igual manera, van direccionadas a agilizar el partido y hacerlo más atractivo a los espectadores y entre ellas tenemos: “Permitir el cobro de faltas con el balón en movimiento”, el actual reglamento indica taxativamente, que el balón debe estar detenido, para poder hacer efectiva una falta, la intención aquí es agilizar el juego, pero desde el punto de vista del encuentro como tal, sin duda, que esto aplicará entre los jugadores, cuando las faltas ocurran en la mitad del campo, pues aquellas cercanas al área, así como pueden ser habilitadas de manera inmediata, también se mantendrá, la posibilidad de marcar la distancia de los 9.15 mts, que el equipo contrario coloque su barrera y los especialistas en tiros libres, podrían ejecutarla.  Las siguientes, no dejan de ser interesantes, pero son quizás las menos complicadas y de fácil aplicación desde el punto de vista arbitral; a continuación describo: “Sancionar con penalti una devolución del balón al portero, por parte de un jugador de su mismo equipo”, con esto se elimina el criterio de la discrecionalidad de saber si tuvo o no intención en devolver el balón. “Fin del primer tiempo o del partido, cuando el balón salga de los límites del terreno de juego”, el reloj del árbitro ya no determina el final del juego sino la acción de los jugadores, seguramente veremos muchos balones “reventados” a la tribuna. “Un Penalti se anota o se falla”, En caso que el portero haya rechazado el disparo o la pelota haya golpeado en un poste no se podrá aprovechar el rebote para marcar un gol. “En un tiro de esquina o un tiro libre el jugador podría volver a tocar la pelota o conducirla sin que otro compañero la toque”, es evidente en esta propuesta la intención de agilizar el juego, tomando en cuenta que el reglamento indicada que los jugadores deben estar a 9.15 mts cuando se vaya a cobrar un tiro de esquina.

 

La última propuesta a mencionar y no por ello menos importante, es alcanzar “Una definición más clara y consistente de lo que es la mano”, en nuestra columna n°15, de mayo de este año, se tocó el tema de la mano en el juego, de acuerdo a la aplicación del reglamento, dejando en claro los elementos que indican cuando se debe pitar una falta por haber jugado el balón con la mano; también existen elementos que forman parte del juego, los cuales no están taxativamente especificados en el texto legal y que son aspectos donde la apreciación y la discrecionalidad del árbitro, termina teniendo un peso importante. Sin duda, este será uno de los temas más discutidos, pues tiene muchas aristas y se puede enfocar desde diferentes ángulos.

 

Para finalizar, considero que estas propuestas de cambios, son válidas, pero definitivamente, será el producto de los ensayos planificados en los diferentes campeonatos avalados por FIFA, de donde saldrá el dictamen  final, veremos si  su aplicabilidad y factibilidad serán posibles y sostenibles en el tiempo.

 

….Definitivamente no es fácil ser Árbitro….

 

lenindavidrodriguez@gmail.com

 

Otras noticias de interés