Los Jugadores y la Violencia…

 

En entregas anteriores, hemos destacado la importancia de las modificaciones, a nivel de reglamento que han venido sucediendo en los últimos años, hemos descrito y analizado no sólo las que están en pruebas pilotos actualmente, sino también hemos profundizado, en las que se proyectan con la intención de alcanzar tres metas fundamentales, a saber: fomentar un ambiente de respeto, evitar la pérdida de tiempo en los partidos y hacer que el deporte resulte más atractivo.

 

En este orden de ideas, podemos indicar que definitivamente al fútbol, su máxima dirigencia, léase FIFA, lo están visualizando como un deporte más atractivo, para las masas, que vaya tomado de la mano con la tecnología, la cual servirá como plataforma para validar las jugadas, que antes quedaban a discrecionalidad del Juez Principal; pero esas sanciones de orden reglamentario quedarán y sin duda, se cumplirán, ahora bien y las sanciones para corregir la violencia en el campo de juego como quedan?.

 

Antes de entrar a profundizar y hacer el análisis respectivo en este punto, debemos destacar que en el juego de fútbol, existen las sanciones reglamentarias y las disciplinarias; las primeras son las especificadas en el reglamento ejemplo: dar una patada a un adversario, el árbitro procederá a pitar la falta, ahora bien si esa falta es considerada por el Principal, como juego brusco grave, deberá proceder a mostrar la tarjeta roja y de esta manera estará aplicando una sanción disciplinaria.

 

Hasta ahora, todo pareciera encajar, en el desarrollo normal de un juego de fútbol; pero que pasa y cuales son las consecuencias cuando jugadores de carácter Universal, como Cristiano Ronaldo, como Lio Messi; como Antoine Griezmann, entre otros, no conformes con haber sido amonestados de acuerdo a lo estipulado en el reglamento, verbalmente lanzan toda una artillería de ofensas y en algunos casos llegan hasta a agredir físicamente al Juez Principal o sus asistentes, para ello, vamos a detallar estos tres casos, que como indique anteriormente los hace diferente, sólo la talla futbolística de los jugadores en cuestión; pues esto ocurre en todos los campeonatos del mundo y en todas las categorías.

 

Detallemos el caso de Cristiano Ronaldo, quien fue expulsado, en el juego de vuelta de la Supercopa de España, por una doble amarilla, pero antes de abandonar el terreno de juego dio un empujón al árbitro, quién posteriormente, reflejó en el acta de juego esta acción del portugués. El jugador fue sancionado con un partido por la doble amonestación y con cuatro por su gesto hacia el árbitro, un castigo considerado excesivo por el club blanco. Ahora bien, veamos el caso de lo sucedido con el jugador argentino Lio Messi, partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018, disputado entre Argentina y Chile el 23 de marzo de 2017, cuarteta Brasilera dirigiendo el partido, el jugador argentino agrede verbalmente, al Juez de línea, hecho público y notorio, pues las cámaras de Tv, enfocan el momento; y una vez finalizado el partido continuó, con la agresión verbal, tanto así, que lo tuvieron que separar del Árbitro Asistente contra quien dirigía su ataque; el Árbitro Principal, procede a reportar, estas anomalías en el informe y la Comisión La Disciplinaria de la FIFA, en aplicación de los artículos 77 a) y 108 del Código Disciplinario de esa Institución, tomó la decisión siguiente: “Se considera culpable al futbolista Lionel Messi de haber violado el art. 57 del Código Disciplinario de la FIFA (CDF) al pronunciar palabras injuriosas contra un árbitro asistente”, en consecuencia, se suspende al jugador por cuatro (4) partidos oficiales y se le impone una multa de 10.000 Francos Suizos”.

 

De igual manera, El Comité de Competición de la Liga de fútbol de España, interpreta que las expresiones “eres un cagón”, proferida por el jugador del Atlético de Madrid Antoine Griezmann, y “la concha de tu madre” dicha por el argentino Ever Banega al árbitro, constituyen acciones “de menosprecio y desconsideración”, por lo que les ha aplicado la sanción mínima en tales casos, de dos partidos; Banega vio la roja a causa de su comentario “la concha de tu madre” dirigido al colegiado, y el Comité explica: “Este órgano disciplinario ha tenido ocasión de pronunciarse al respecto en otras ocasiones en las que otros jugadores principalmente de nacionalidad argentina o uruguaya -por ejemplo, Expediente 114 de la Temporada 2015/16- han cometido hechos análogos, considerando que nos encontramos ante una expresión soez que, por ir más allá del mero carácter coloquial al que se alude en las alegaciones, conlleva reproche antideportivo“.

 

Ante estos hechos irrefutables, la FIFA podemos decir que reculó y la decisión que se había tomado en el caso Messi, terminó siendo levantada una vez que fue apelada por la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) y en el caso de la liga española, fue diferente y tal como lo mencionamos el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), instancia en la cual se apelan las sentencias de este tipo, consideró el recurso interpuesto por el Real Madrid como no a lugar, en ambos casos se observan posiciones totalmente encontradas y contradictorias, en la primera, el ente que rige el fútbol a nivel mundial, después de haber aplicado la ley, cambia su decisión y en el otro caso un comité local, la mantiene, definitivamente acá se envían al mundo futbolístico, mensajes encontrados de dos instituciones diferentes, una encargada de dirigir los designios del fútbol y debería ser ejemplo, para eliminar con sus decisiones la no violencia y promover el Fair Play y la otra, de una institución afiliada a esa organización madre, la cual consideró, que en este tipo de casos no se debe tener ningún tipo de compasión, independientemente el nivel y la importancia mediática del jugador.

 

Pero los invito a que nos coloquemos del lado de las consecuencias de estas decisiones, tanto en lo deportivo como en lo moral, que se logró con ello?, de primera y a la falta de cinco juegos por definir los clasificados para el Mundial de Rusia, muchos pensarán de manera capciosa, el peso específico que  tiene para el fútbol; un Mundial sin Argentina y sin Messi, desde  ese punto de vista, pareciera que prevaleció la presión del espectáculo; otros argumentarán lo excesivo de la condena, por ser la primera vez, en la cual este jugador incurre en una falta de esa naturaleza,  pero eso, se les dejo para su reflexión y análisis y sean Ustedes, quienes con pruebas en mano, emitan sus juicios. En este mismo orden de ideas, con respecto al TAD de España, fueron más contundentes y mantuvieron su decisión.

 

Ahora bien, como una vez ya mencionamos, el mundo del fútbol pasa por un momento, el cual podríamos denominar como “excesivamente interesante”; en todo lo que tiene que ver con las modificaciones que se han venido incorporando al reglamento, pero debemos preguntarnos, si sólo utilizaremos estas modificaciones para apoyarnos en la tecnología y corregir una equivocación arbitral o su alcance, será mayor; en este punto, soy de la idea que los aportes de estas modificaciones, deben tener un espectro mayor, ya que si se está corrigiendo un error del árbitro, porque como ser humano, no tiene la capacidad para ver una jugada desde diferentes ángulos y aparte de eso tiene que tomar una decisión en segundos, a diferencia del público que tienen por lo menos diez (10) cámaras, ubicadas en el campo, para analizarla en repetición, considero que de igual manera, se puede plasmar de manera taxativa en el reglamento, las sanciones en las cuales se deberán aplicar a quien exceda su violencia contra las máximas autoridades en el terreno de juego.

 

En otras palabras, a las modificaciones del reglamento se deben incorporar también los castigos por situaciones como las descritas anteriormente, con la intención de blindarlo y evitar que este tipo de intolerancia se repita, una y otra vez, entre otras razones, porque si partimos del principio que ningún castigo está normado en el reglamento, de manera específica, venga de una agresión verbal o física es decir, no sólo deben ser las faltas castigadas reglamentaria y disciplinariamente, en el campo sino que, en el renglón de las sanciones, se debe aplicar mayor severidad, para aquellos que cometen ese tipo de falta, en la cual maltratan a un ser humano, que su único objetivo es impartir la justicia en el juego, lo cual nos lleva a una ecuación [Árbitro=Desprecio Permitido], y seguirá siendo de esa manera, sino se hacen los correctivos, proyectando los mismos con mucha fortaleza dentro del texto legal, así de esta manera evitaríamos que terceros, en su buena fe, formando parte de un Comité, tomen decisiones, basadas en unas “condiciones de campeonato”, las cuales varían de acuerdo a los intereses de los equipos participantes y están fundamentadas en los intereses y la discrecionalidad de quienes lo componen, es decir, el reglamento debe indicar, de acuerdo a la magnitud de la falta, el castigo mínimo y de ahí en adelante, nunca menos de eso, se deberá castigar al infractor.

 

Este aporte o sugerencia, parte de una regla humana de educación básica, la cual indica que debemos RESPETO a todos los seres humanos; arrancando de ese principio podríamos ubicar a los jugadores e indicarles, que en el contexto en el cual desarrollan sus habilidades, que no es otro que un campo de fútbol, y en donde son vistos por miles de millones de personas, muchos de ellos niños, quienes a su vez, ven en estos jugadores el ejemplo a seguir, tienen que entender que ellos, no están por encima del bien o del mal, y de esta manera, aplicando un principio de justicia humana, eliminamos de raíz, este tipo de acciones y evitamos, los posteriores arrepentimientos, ondeando ahora si con orgullo las banderas del “Fair Play” y la del “Respect”…. nunca olvidemos “que no queriendo se mata a un hombre y queriendo a una mujer”.

….Definitivamente no es fácil ser Árbitro….

lenindavidrodriguez@gmail.com

Otras noticias de interés